Respiracion yoguica, Yoga India

Respiracion yoguica

Beneficios de la respiración yóguica

Julie Bernier ayuda a las mujeres a recuperar el equilibrio de su cuerpo, tanto si tienen desequilibrios hormonales, problemas de menstruación, problemas digestivos, afecciones de la piel, ansiedad, depresión, preparación o recuperación del parto o cualquier otra enfermedad. Este enfoque holístico del bienestar individualizado tiene sus raíces en el ayurveda: un sistema holístico de curación de la antigua India. Julie está registrada como practicante de ayurveda y terapeuta de yoga ayurvédico en la Asociación Nacional de Medicina Ayurvédica (NAMA), así como terapeuta de masaje certificada. Ella estudió cada una de estas modalidades en los Estados Unidos y directamente de la fuente en la India. Conecte con Julie en trueayurveda.com o en IG en @juliebernier.

5 ejercicios de respiración de yoga

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La respiración en tres partes (Dirga Pranayama) es uno de los ejercicios de respiración más tranquilizadores y enraizados que se pueden realizar. Ayuda a centrar la atención en el momento presente y a sintonizar con las sensaciones del cuerpo físico.  Por estas razones, a menudo se enseña al principio de las clases de yoga como una forma de transición de los estudiantes de sus vidas cotidianas en el tiempo que han reservado para el yoga. Si practicas en casa, puede funcionar de la misma manera. Haz este pranayama cuando te pongas por primera vez en la esterilla para sacudirte el día y prepararte para la práctica.
La respiración profunda te ayudará a oxigenar la sangre, nutriendo todo tu cuerpo. Cuando estás estresado, tu respiración puede ser rápida y superficial. Una respiración intencionada como la de esta práctica te ayudará a calmarte. Un mayor flujo de oxígeno al cerebro le ayudará a estar más concentrado y alerta. Esta técnica se enseña para aliviar el estrés e incluso para hacer frente a los ataques de pánico.  Puedes utilizarla a lo largo del día siempre que sientas tensión.

La respiración yóguica pranayama

La Respiración Yoga o Pranayama, es la base de tu práctica de yoga. Comienza con la profundización de la respiración con la respiración en tres partes, para luego pasar a ejercicios de respiración más avanzados como el Kapalabhati y la respiración nasal alterna. El Pranayama también va de la mano con las Asanas. Estos dos Principios Yóguicos juntos son considerados como la forma más alta de purificación y autodisciplina, cubriendo tanto la mente como el cuerpo. Nuestros videos de Pranayama te guiarán a través de los pasos que necesitas entender para hacer los ejercicios de respiración sin esfuerzo y de manera efectiva.

Respiración yóguica completa sánscrita

Hace unas semanas, mi hijo de siete años, Hayes, me dijo que tenía problemas para conciliar el sueño. Me dijo que tenía “muchos pensamientos” por la noche y que no podía dejar de pensar. Le hablé de una práctica de respiración que le había enseñado a su hermano mayor, Calder, unos años antes, y le sugerí a Hayes que la probara mientras estaba tumbado en la cama por la noche para ayudarle a relajarse y dormirse. La práctica era sencilla: unos minutos de respiración diafragmática seguidos de unos minutos de prolongación consciente y suave de cada exhalación.
“¿Quizás te gustaría probarlo?” le dije a Hayes. “Creo que a tu hermano le sirvió a veces, y quizá a ti también te ayude”. Justo entonces, Calder, que había pasado por la habitación, anunció: “Te equivocas, mamá”. Contuve la respiración, preguntándome si le diría a Hayes que mi consejo no iba a funcionar. “No me ayuda a veces”, dijo con naturalidad. “Me ayuda todo el tiempo”.
Me quedé gratamente sorprendido. No me había dado cuenta de que Calder seguía utilizando la práctica que le había enseñado tres años antes. Mientras me arrodillaba en el suelo del salón para enseñar a Hayes la misma práctica, recordé que el pranayama, el cuarto de los ocho miembros del yoga descritos en el Yoga Sutra de Patanjali, no tiene por qué ser complicado.