Mindfulness en el trabajo, Yoga India

Mindfulness en el trabajo

Utilizar la atención plena en el trabajo para mejorar la productividad

En pocas palabras, la meditación es una forma de entrenar la mente. La mayor parte del tiempo, nuestra mente divaga: pensamos en el futuro, nos detenemos en el pasado, nos preocupamos, fantaseamos, nos inquietamos o soñamos despiertos. La meditación nos devuelve al momento presente y nos da las herramientas necesarias para estar menos estresados, más tranquilos y más amables con nosotros mismos y con los demás.
“Pienso en la atención plena como la capacidad de no dejarse arrastrar por las propias emociones”, dice Dan Harris, autor de “10 Percent Happier”. “Eso puede tener un gran impacto en tu forma de ser en el trabajo”.
Hay muchas formas de cultivar la atención plena en el trabajo, desde caminar durante el día hasta hacer pausas intencionadas al comer. Una de las formas más fiables es la simple meditación.  Meditación básica de atención plenaAprende a prestar atención al momento presente con este ejercicio de meditación. Y el estrés en el lugar de trabajo es cada vez más intenso, con el correo electrónico, las herramientas de chat dentro de la oficina y las redes sociales compitiendo constantemente por nuestra atención, y a menudo desbordando las horas que históricamente te daban un respiro.

Mindfulness en la empresa

La atención plena consiste en centrarse en el momento presente. Eso significa que no te preocupas por lo que va a pasar mañana, ni te quedas pensando en lo que pasó en la reunión de ayer. Este cambio te permite dar un paso atrás y tomar mejores decisiones. También mejora la creatividad, la concentración y la productividad.
1. Elige un mantra. No esperes a entrar en tu ordenador para poner tu mente en orden. Empieza tu mañana eligiendo un mensaje positivo o un mantra, y repítelo a lo largo del día. “La paz empieza en mí” es un buen recordatorio de que somos responsables de cómo nos sentimos y cómo reaccionamos. “Soy fuerte, capaz y estoy preparado” puede mantenerte tranquilo y concentrado antes de una gran presentación o reunión. En primer lugar, considera tus objetivos internos… Pregúntate: ¿cómo quieres ser en el mundo? A partir de ahí, inventa un mantra en tiempo presente para honrarlo.
2. Concéntrate en tu respiración. La respiración no es sólo para los yoguis: ralentizar la respiración te pone en un estado emocional tranquilo y es algo que puede hacerse prácticamente en cualquier lugar. El simple hecho de concentrarte en cada inhalación y cada exhalación puede relajarte. Para dar un paso más, prueba este sencillo ejercicio. Inspira profundamente por la nariz contando hasta tres, mantén la respiración durante tres y suéltala por la boca contando hasta tres. Repítelo. También puedes intentarlo con los ojos cerrados.

El sufrimiento de la atención plena

(fizkes / Shutterstock.com) Las reuniones consecutivas, los plazos estrictos y los proyectos en curso requieren mucha energía y, a veces, corremos el riesgo de quedarnos vacíos al intentar tachar todo lo que tenemos en nuestras listas antes de que acabe el día. Si bien es cierto que la energía puede funcionar de vez en cuando, una de las mejores y más sanas formas de ser productivo y eficiente es dar un paso atrás y practicar la atención plena para recargar y recuperar la concentración. Para entrar realmente en un estado de fluidez, echa un vistazo a estas diez formas de desestresarse en el trabajo.
Ni siquiera tienes que cerrar los ojos o meterte debajo de tu escritorio para tumbarte en ellas. Tómate el tiempo de escuchar un vídeo de respiración guiada, o de observar con atención (nota: no etiquetar) lo que ves a tu alrededor. Estos ejercicios pueden marcar la diferencia en tu productividad, tu estado de ánimo y tu estado mental.
En lugar de centrarte en lo que va mal, hazte el propósito de recordar los aspectos positivos. Quizá estés agradecido de que el salario te permita llevar una vida más equilibrada. Tal vez tengas suerte de tener un gran jefe. O que, aunque este trabajo no es algo que quieras hacer, te ha hecho ver cómo preferirías pasar tus días de trabajo.

Trascender… la meditación

Práctica metacognitiva de mindfulness que puede realizarse en el lugar de trabajo. Basándonos en la teoría de la conservación de recursos, probamos un modelo moderado de mediación sobre cómo y cuándo el mindfulness de los empleados tiene un efecto positivo en el compromiso laboral. Mediante el análisis de los datos de 311 empleados de 83 equipos en diferentes momentos, este estudio investiga la relación entre el mindfulness de los empleados y el compromiso laboral, así como el efecto moderador del mindfulness del equipo y el efecto mediador del nivel de recuperación. Los resultados de este estudio de campo de varias fases muestran que el mindfulness del empleado individual tiene una influencia positiva en el compromiso laboral y que el nivel de recuperación desempeña un papel mediador. El mindfulness de equipo modera positivamente la relación entre el mindfulness individual y el work engagement. Esta conclusión puede servir de puente entre la teoría del mindfulness y el work engagement.
Cada vez más investigadores y directivos se centran en cómo tratar la ansiedad y la distracción de los empleados y mejorar su nivel de bienestar y compromiso laboral. El mindfulness está recibiendo una atención creciente por parte de los estudiosos y los gestores de las organizaciones como medio para resolver estos problemas. Mindfulness significa atención al presente, con conciencia y procesamiento sin juicios (Kabat-Zinn, 2005). Cuando el mindfulness se aplica en muchos campos como la psicología, la neurociencia y la medicina, puede ayudar a los individuos a mantener la calma, mantener la sobriedad mental y lograr un mejor nivel de atención (Wadlinger e Isaacowitz, 2011). La investigación en el campo de la gestión organizativa ha demostrado que el mindfulness ayuda a los individuos a prestar una atención más estable y eficaz a la información relacionada con las tareas actuales (Dane, 2011).