Sesion de yoga para niños, Yoga India

Sesion de yoga para niños

Yoga matutino para niños

Ya has consultado nuestras ideas de yoga de temporada, yoga de vacaciones o yoga temático mensual, pero ¿buscas algo más divertido que también se integre bien en tu plan de estudios? Tenemos todo lo que necesitas.
A continuación encontrarás una colección de ideas de yoga para niños para tu casa, aula o estudio. La mayoría de los temas tienen cinco libros recomendados y cinco posturas de yoga para niños. Algunos de los temas tienen más posturas de yoga y menos sugerencias de libros – dependiendo de lo que me inspiró para ese tema.
Los temas se eligieron a partir de una combinación de temas del plan de estudios de preescolar y jardín de infancia y también de lo que le interesaba a mi hija en ese momento. Estos posts están pensados para que empieces y te inspires en el tema en cuestión, así que siéntete libre de añadir tus propias posturas de yoga y técnicas de respiración. También puedes adaptar estas ideas a diferentes grupos de edad.
Para despertar tu imaginación, cada tema mensual incluye cinco posturas de yoga para niños y cinco libros infantiles recomendados. Este libro electrónico de 31 páginas está dirigido a profesores, padres, maestros de yoga para niños, cuidadores y profesionales de la salud que busquen formas sencillas y convenientes de añadir el yoga a su plan de estudios, a sus clases o a su vida en casa. Grupo de edad: De niños pequeños a principios de primaria, de 3 a 8 años.

Surya namaskar

Puede que pienses que los niños y el yoga no son compatibles. Después de todo, tu práctica está diseñada para aportar una sensación de calma y descanso a tu vida diaria. Tus hijos, en cambio, no tanto. Pero incluso el niño más revoltoso puede beneficiarse de los principios del yoga, incluida la atención plena. Y si se inician a una edad temprana, sus hijos podrán incorporar el yoga a sus hábitos saludables de por vida y aumentar su práctica a medida que crezcan.
Según una encuesta de 2012, el 3 por ciento de los niños estadounidenses (lo que equivale a unos 1,7 millones) hacía yoga. Y con cada vez más escuelas que lo incorporan a sus programas de educación física, la popularidad del yoga entre los niños seguirá aumentando. Esto se debe a que los estudios han demostrado que puede mejorar el equilibrio, la fuerza, la resistencia y la capacidad aeróbica de los niños en edad escolar. También tiene beneficios psicológicos. El yoga puede mejorar la concentración, la memoria, la autoestima, el rendimiento académico y el comportamiento en clase, además de reducir la ansiedad y el estrés. Además, los investigadores han descubierto que ayuda a reducir síntomas como la hiperactividad y la impulsividad en los niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

Ver más

Debido a las muchas maneras en que los niños pueden beneficiarse de una práctica regular de yoga, algunas escuelas han comenzado a integrar el yoga en sus planes de estudio, programas y filosofías. Sin embargo, este cambio sólo se ha realizado en una fracción de las escuelas de todo el mundo, y muchos niños no reciben la oportunidad de hacer y aprender sobre el yoga.
El yoga también se puede hacer fuera de la escuela, y los niños también pueden practicar en casa con la familia. (3) Hacer yoga con los padres es una gran experiencia de unión para todos los involucrados y también da a los niños un tiempo a menudo necesario de uno a uno.
Para los niños, el yoga es muy diferente de lo que es para los adultos. Mientras que muchos están acostumbrados a una clase tranquila y calmada de una hora de duración, los niños no pueden permanecer sentados durante mucho tiempo. El yoga puede hacerse contando cuentos, cantando canciones, bailando, (4) jugando e incluso viendo el yoga en la televisión.
La postura del niño es otra postura sencilla de hacer, y consiste en sentarse sobre los talones y doblarse hacia delante, llevando los brazos por delante del cuerpo y apoyando la frente en el suelo. Al acurrucarse de esta manera, uno puede sentirse abrazado.

Clases de yoga para niños en línea

Nuestros hijos viven en un mundo apresurado de padres ocupados, presiones escolares, lecciones incesantes, videojuegos, centros comerciales y deportes competitivos. Normalmente no pensamos que estas influencias sean estresantes para nuestros hijos, pero a menudo lo son. El ritmo frenético de la vida de nuestros hijos puede tener un profundo efecto en su alegría innata, y normalmente no para bien.
He descubierto que el yoga puede ayudar a contrarrestar estas presiones. Cuando los niños aprenden técnicas de auto-salud, relajación y realización interior, pueden navegar por los desafíos de la vida con un poco más de facilidad. El yoga a una edad temprana fomenta la autoestima y el conocimiento del cuerpo con una actividad física que no es competitiva. Fomentar la cooperación y la compasión -en lugar de la oposición- es un gran regalo para nuestros hijos.
Los niños obtienen enormes beneficios del yoga. Físicamente, mejora su flexibilidad, fuerza, coordinación y conciencia corporal. Además, mejora su concentración y su sensación de calma y relajación. Haciendo yoga, los niños se ejercitan, juegan, conectan más profundamente con el ser interior y desarrollan una relación íntima con el mundo natural que les rodea. El yoga hace aflorar esa maravillosa luz interior que tienen todos los niños.