Tipos de meditaciones, Yoga India

Tipos de meditaciones

Meditación en movimiento

Los practicantes de la meditación Vipassana juran por sus beneficios para la mente y el cuerpo, citando no sólo una sensación de libertad y despertar, sino también una sensación de seguridad. Esta disciplina se basa en la idea de que los seres humanos tenemos la capacidad de superar nuestros impulsos más básicos, nuestro dolor y nuestros conflictos personales.
La Vipassana se ha utilizado en prisiones y entornos de recuperación para ayudar a los reclusos y pacientes a reducir la reincidencia y las recaídas. Tras un ensayo de 4 años de práctica de Vipassana para reclusos, el Centro de Rehabilitación Norte de Seattle informó de que los reclusos de la cárcel del condado de King tenían un 20% menos de probabilidades de volver a prisión. Además, los investigadores de la Universidad de Washington descubrieron que los reclusos que participaron en los programas de Vipassana informaron de un menor consumo de alcohol, marihuana y crack, así como de una mejora en el funcionamiento social y psicológico, y un mayor optimismo. Y, lo que es más importante, también observaron menos síntomas psiquiátricos graves entre los que padecían enfermedades mentales.
La Vipassana nos enseña a centrarnos simplemente en la respiración y/o en las sensaciones físicas y, a medida que la mente se siente más calmada y centrada, aprendemos a empezar a observar nuestras sensaciones físicas, así como nuestros patrones de pensamiento, lo que aporta una comprensión totalmente nueva de por qué pensamos como lo hacemos.

Tipos de meditación de atención plena

La meditación diaria -la práctica de permanecer presente y atento durante un periodo de tiempo limitado- puede tener numerosos beneficios para nuestra salud mental y física. Sin embargo, muchos de nosotros no meditamos todos los días porque estamos demasiado ocupados o simplemente no nos apetece hacerlo. ¿Te resulta familiar?
Sin embargo, lo que ocurre con la meditación es que experimentamos beneficios aún mayores cuando repetimos la práctica con frecuencia y constancia. Encontrar un tiempo cada día para meditar -incluso una breve meditación diaria- es mejor que no meditar en absoluto. A continuación te ofrecemos información y consejos prácticos para ayudarte a convertir la meditación en parte de tu rutina habitual.
Cuando meditamos, podemos mejorar nuestra concentración y la toma de decisiones y disminuir nuestros sentimientos de miedo y estrés. El resultado: al cambiar fundamentalmente la forma en que nos relacionamos con nuestros pensamientos y sentimientos, podemos reducir la intensidad de las emociones que tienden a apoderarse de nosotros y, en última instancia, experimentar una mayor sensación de calma, claridad y concentración en nuestras vidas.
No hay forma de evitarlo: crear un hábito regular puede ayudar a desbloquear aún más beneficios de la meditación. De hecho, las investigaciones demuestran que la frecuencia es incluso más importante que la duración, es decir, que meditar 10 minutos al día, siete días a la semana es más beneficioso que 70 minutos un día a la semana.

Tipos de meditación pdf

puede ayudarte a concentrarte y a sentirte más conectado con el momento presente. Al hacerlo, también puede beneficiar a su salud al reducir el estrés, lograr una mayor conciencia de sí mismo y mejorar su tolerancia al dolor.  Hay muchos tipos diferentes de meditación. En este artículo, explicamos cinco de los tipos más comunes y los beneficios que ofrecen.
Meditación de atención plenaEn pocas palabras, la meditación de atención plena es el acto básico de ser consciente -o estar atento- a lo que estás haciendo en el momento presente. Por ejemplo, puedes practicar la atención plena mientras paseas a tu perro, te cepillas los dientes o lavas los platos.  Eso significaría que estás 100% involucrado en la actividad que estás haciendo y no piensas en ninguna distracción, ni te estresas por el pasado, ni te preocupas por el futuro.  Sin embargo, muchas personas pueden tener problemas con esto. Por eso los principiantes suelen empezar con una meditación más formal.
meditación.  Esta práctica consiste en reservar un tiempo para sentarse y concentrarse en la respiración, y puede ser de tan sólo cinco minutos al día. Sólo tienes que encontrar una silla, un sofá o un lugar en el suelo donde puedas sentarte cómodamente, cerrar los ojos y concentrarte en tu respiración.

Mantra

¿Cómo se llama esa postura de descanso al final del yoga? Muchas personas que se inician en el yoga asumen erróneamente que la postura final de meditación llamada Shavasana o savasana – acostado de espaldas, con los ojos cerrados y respirando profundamente – es fácil. Es como echarse una siesta, ¿verdad? No es exactamente así. Los estudiantes de yoga más experimentados saben que la Shavasana puede ser en realidad la más desafiante y beneficiosa de todas las posturas. Esto se debe a que la esencia de Shavasana -similar a otros tipos de meditación- es relajar la mente y el cuerpo mientras se permanece presente y se mantiene la conciencia. Esto es lo que el yoga y la meditación tienen -y no tienen- en común, y por qué nunca deberías saltarte esta postura de yoga esencial.
Shavasana es la pronunciación de la palabra sánscrita “savasana”. Es una postura de descanso y restauración, o asana, que se suele utilizar al final de una sesión de yoga. La palabra sánscrita significa en realidad “postura del cadáver”, porque los alumnos que la practican se tumban boca arriba en el suelo, con los brazos y las piernas cómodamente abiertos y los ojos cerrados. El propósito de esta postura es calmar la mente y el cuerpo, liberando el estrés y conectando el cuerpo a tierra. Se parece mucho a la meditación, ¿verdad?