Supere la ansiedad, Yoga India

Supere la ansiedad

¿cuánto tiempo se tarda en superar la ansiedad?

Todos nos preocupamos y nos asustamos de vez en cuando. Pero quienes padecen ansiedad pueden sentirse consumidos por el miedo a cosas que a los demás les pueden parecer irracionales. Puede ser difícil relacionarse con estas preocupaciones y, como resultado, muchas personas no saben cuál es la mejor manera de ayudar a alguien con ansiedad.
“La gente suele despreciar a las personas que sufren ansiedad”, dice el doctor Joseph McGuire, psicólogo pediátrico de Johns Hopkins Medicine. “Con otras enfermedades médicas, se pueden ver los síntomas físicos. Pero en el caso de la ansiedad, no se ve necesariamente con qué está lidiando la persona. Así que es importante ser sensible a lo que la persona con ansiedad está pasando, incluso si no tiene sentido para ti.”
Es angustioso ver a un ser querido sufrir ataques de pánico y enfrentarse a la ansiedad cada día, pero hay cosas que puedes hacer para ayudar. Comienza por reconocer los signos de la preocupación excesiva y comprender las mejores formas de apoyar a tu ser querido.
El trastorno de ansiedad es el trastorno de salud mental más común en los Estados Unidos, y afecta hasta al 18% de la población. Conocer los signos de la ansiedad puede ayudarle a darse cuenta de que un ser querido tiene pensamientos o sentimientos de miedo. Los síntomas varían de una persona a otra, pero pueden dividirse en tres categorías:

Cómo curé mi ansiedad sin medicamentos

Es de naturaleza humana evitar las emociones que nos asustan.    ¿Quién quiere entrar directamente en lo que promete ser una experiencia dolorosa? Sólo que al evitar continuamente mirar al “hombre del saco” que llevamos dentro, nos convertimos en rehenes del monstruo. Por lo general, esto implica esconderse de cualquier factor de estrés potencial que pueda causar malestar y dedicarse a un sinfín de distracciones. Por desgracia, también te escondes de los posibles retos que pueden conducir al crecimiento y la alegría. Además, no puedes esconderte para siempre del miedo. Va a atacar, a pesar de tus mejores esfuerzos por suprimirlo. Y es probable que ataque en el momento en que más necesitas la ecuanimidad emocional.
La buena noticia es que una vez que te enfrentas al miedo -y le das aire al hombre del saco- en lugar de meterlo en un compartimento lejano de tu cerebro, empieza a perder la capacidad de gobernarte y dictar tus decisiones.
Un estudio publicado en la revista Science por investigadores de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) resume bien cómo el cerebro tiene que volver a experimentar un miedo para extinguirlo. Esto es lo que hicieron los investigadores: Pusieron a los roedores en una pequeña caja, les dieron una descarga leve y luego los sacaron. Durante un largo periodo de tiempo, los investigadores volvieron a meter a los ratones en la caja pero sin administrarles descargas. Al principio, los ratones se congelaron, pero con la exposición repetida a la caja, y sin descargas adicionales, acabaron por relajarse.

Cómo superar la ansiedad y el estrés

Dice el refrán que “lo único que hay que temer es el propio miedo”, pero hay muchas cosas que dan miedo. Gestionar bien nuestro miedo y nuestra ansiedad -y conocer la diferencia entre ambos- es importante para nuestra salud mental y nuestro éxito profesional.
Cuando vivíamos en cuevas, necesitábamos evaluar constantemente si estábamos a salvo. Una sensibilidad muy afinada a las amenazas potenciales era necesaria para sobrevivir. No experimentamos los mismos tipos de estrés que hace miles de años, pero la respuesta es prácticamente la misma.
El miedo es la emoción que experimentamos cuando vemos una amenaza para nuestro bienestar físico o emocional. Nuestros cuerpos -y cerebros- reaccionan a ambos tipos de amenazas de la misma manera. En otras palabras, da igual que la amenaza sea física, emocional o social. Las campanas de alarma del sistema nervioso autónomo no distinguen entre hablar en público y un tigre de dientes de sable. De hecho, muchos de nosotros preferiríamos esto último.
Aunque sea desagradable, el miedo es una respuesta saludable. Nuestra respuesta de lucha o huida nos mantiene vivos, seguros y prósperos. Sin embargo, cuando el miedo constante te impide vivir la vida al máximo, se convierte en ansiedad.

Cómo superar el trastorno de ansiedad

¿Tienes ansiedad? ¿Ha intentado todo para superarla, pero no deja de aparecer? ¿Quizá creía que la había superado, pero los síntomas vuelven a aparecer con fuerza? Sean cuales sean sus circunstancias, la ciencia puede ayudarle a vencer la ansiedad para siempre.
La ansiedad puede manifestarse en forma de miedo, inquietud, incapacidad para concentrarse en el trabajo o los estudios, dificultad para conciliar el sueño o para permanecer dormido por la noche, o facilidad para irritarse. En situaciones sociales, puede dificultar la conversación con los demás; puede sentir que le juzgan constantemente, o tener síntomas como tartamudeo, sudoración, rubor o malestar estomacal.
Puede aparecer de repente como un ataque de pánico, cuando los picos repentinos de ansiedad te hacen sentir que estás a punto de tener un ataque al corazón, volverte loco o perder el control. O puede estar presente todo el tiempo, como en el caso del trastorno de ansiedad generalizada, en el que la preocupación difusa y omnipresente te consume y miras al futuro con temor.
La mayoría de la gente la experimenta en algún momento, pero si la ansiedad empieza a interferir en su vida, su sueño, su capacidad para entablar relaciones o su productividad en el trabajo o los estudios, es posible que sufra un trastorno de ansiedad. Las investigaciones demuestran que, si no se trata, la ansiedad puede conducir a la depresión, la muerte prematura y el suicidio. Y aunque efectivamente puede provocar estas graves consecuencias para la salud, la medicación que se prescribe para tratar la ansiedad no suele funcionar a largo plazo. Los síntomas suelen reaparecer y se vuelve al punto de partida.