Pensamientos y más cosas, Yoga India

Pensamientos y más cosas

La magia de pensar en grande

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Probablemente haya oído hablar de los beneficios del pensamiento positivo. Las investigaciones sugieren que las personas que piensan positivamente tienen mejores habilidades para afrontar el estrés, una inmunidad más fuerte y un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.
Aunque no es una panacea para la salud, adoptar una visión optimista en lugar de rumiar pensamientos negativos puede beneficiar su bienestar mental general. Afortunadamente, hay cosas que se pueden hacer para aprender a pensar de forma más positiva.
Ser un pensador positivo puede tener una serie de importantes beneficios para la salud. En un estudio, los investigadores descubrieron que las personas que tenían una visión más optimista tenían un menor riesgo de morir de una serie de enfermedades graves, entre ellas:

El secreto

Principio de la páginaAccionesIntroducciónLos pensamientos no deseados pueden hacer que te sientas ansioso o deprimido. Pueden impedirle disfrutar de su vida. Una técnica llamada “parada de pensamientos” puede ayudarte a detener los pensamientos no deseados. ¿Cómo se pueden detener los pensamientos? Para detener los pensamientos no deseados, hay que centrarse en el pensamiento y luego aprender a decir “Stop” para ponerle fin. Al principio, gritarás “¡Para!” en voz alta. Luego aprenderás a decirlo en tu mente para poder utilizar esta técnica en cualquier lugar. A continuación te explicamos cómo empezar:
Esta nueva imagen o idea no es lo mismo que sustituir un pensamiento negativo por un pensamiento útil relacionado con él. Para obtener más información sobre este método, consulte el tema Detener los pensamientos negativos: Elegir una forma de pensar más saludable.
Un ejemplo de detención de pensamientos A continuación, un ejemplo de cómo podría funcionar la detención de pensamientos: Estás preocupado por una presentación que vas a hacer en el trabajo más tarde. Está preparado. Sabes que estás preparado. Pero no puedes dejar de preocuparte. Te imaginas cometiendo un error. Cuando empiezas a pensar en ti mismo tropezando con las palabras, dices “Stop” en voz baja en tu mente. Te levantas y te mueves, o haces sonar tu banda elástica mientras dices “Stop”. A continuación, piensa en algo agradable para apartar tu mente de ese pensamiento, como un viaje que estés planeando hacer o una película que hayas visto recientemente y que te haya hecho reír. Referencias de información relacionadas

Pensamientos y sentimientos

Los autores de El cerebro de Buda sostienen que el cerebro humano tiene un sesgo de negatividad, que forma parte de nuestra supervivencia, ya que continuamente escaneamos nuestro entorno en busca de amenazas. Los pensamientos negativos superan en número a nuestros pensamientos positivos a diario, y los pensamientos negativos tienen un mayor impacto en nosotros que los positivos. Por ejemplo, tendemos a recordar los acontecimientos negativos de forma mucho más vívida y durante más tiempo que los positivos.
Una solución es intentar cambiar los pensamientos negativos para que sean más positivos. Tener pensamientos positivos afecta a la forma de pensar y de afrontar el estrés. Las personas que tienen más pensamientos positivos tienden a sentir más satisfacción en la vida, y los pensamientos positivos actúan como un amortiguador cuando te enfrentas a acontecimientos muy estresantes. Estos dos pasos pueden utilizarse para cambiar tus pensamientos y hacerlos más positivos. Estas estrategias provienen de la investigación sobre cómo el cerebro humano procesa las emociones y regula el estrés.
La autoconversación positiva puede ser extremadamente útil; sin embargo, es importante no ignorar los pensamientos, sentimientos o sensaciones negativas. No desaparecerán sin más. Suprimir las emociones puede conducir a un aumento del estrés. Teniendo en cuenta la neuroplasticidad del cerebro -su capacidad para construir nuevas vías neuronales con diferentes experiencias-, es posible aumentar tu resistencia al estrés y disminuir tus pensamientos negativos aumentando intencionadamente el número de pensamientos positivos que tienes al día. Practicar el pensamiento positivo todos los días.

Estudios científicos sobre el pensamiento positivo

Los pensamientos son cogniciones mentales: nuestras ideas, opiniones y creencias sobre nosotros mismos y el mundo que nos rodea. Incluyen las perspectivas que aportamos a cualquier situación o experiencia y que colorean nuestro punto de vista (para bien, para mal o neutral).
Aunque los pensamientos están moldeados por las experiencias de la vida, la genética y la educación, generalmente están bajo control consciente. En otras palabras, si eres consciente de tus pensamientos y actitudes, puedes elegir cambiarlos.
Puede ser útil pensar en las emociones como el flujo y la experiencia de los sentimientos, por ejemplo, la alegría, la tristeza, la ira o el miedo. Las emociones pueden ser desencadenadas por algo externo (por ver a un amigo sufrir o ver una película) o por algo interno (un recuerdo molesto).
Las emociones sirven para conectarnos con los demás y ayudan a cultivar fuertes vínculos sociales.    Más información sobre las relaciones Este puede ser el propósito evolutivo de las emociones: las personas que fueron capaces de formar fuertes vínculos y lazos emocionales se convirtieron en parte de una comunidad y tuvieron más probabilidades de encontrar el apoyo y la protección necesarios para la supervivencia.