Meditaciones mindfulness, Yoga India

Meditaciones mindfulness

Thich nhat hanh

Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La meditación de atención plena es una práctica de entrenamiento mental que enseña a frenar los pensamientos acelerados, a dejar de lado la negatividad y a calmar tanto la mente como el cuerpo. Combina la meditación con la práctica de la atención plena, que puede definirse como un estado mental que implica estar totalmente centrado en el “ahora” para poder reconocer y aceptar tus pensamientos, sentimientos y sensaciones sin juzgarlos.
Las técnicas pueden variar, pero en general, la meditación de atención plena implica una respiración profunda y la conciencia del cuerpo y la mente. Practicar la meditación de atención plena no requiere accesorios ni preparación (no es necesario usar velas, aceites esenciales ni mantras, a menos que te gusten). Para empezar, todo lo que necesitas es un lugar cómodo para sentarte, de tres a cinco minutos de tiempo libre y una mentalidad libre de juicios.

Los ejercicios de meditación de atención plena

pueden ayudarte a concentrarte y a sentirte más conectado con el momento presente. Al hacerlo, también puede beneficiar a su salud al reducir el estrés, lograr una mayor conciencia de sí mismo y mejorar su tolerancia al dolor.  Hay muchos tipos diferentes de meditación. En este artículo, explicamos cinco de los tipos más comunes y los beneficios que ofrecen.
Meditación de atención plenaEn pocas palabras, la meditación de atención plena es el acto básico de ser consciente -o estar atento- a lo que estás haciendo en el momento presente. Por ejemplo, puedes practicar la atención plena mientras paseas a tu perro, te cepillas los dientes o lavas los platos.  Eso significaría que estás 100% involucrado en la actividad que estás haciendo y no piensas en ninguna distracción, ni te estresas por el pasado, ni te preocupas por el futuro.  Sin embargo, muchas personas pueden tener problemas con esto. Por eso los principiantes suelen empezar con una meditación más formal.
meditación.  Esta práctica consiste en reservar un tiempo para sentarse y concentrarse en la respiración, y puede ser de tan sólo cinco minutos al día. Sólo tienes que encontrar una silla, un sofá o un lugar en el suelo donde puedas sentarte cómodamente, cerrar los ojos y concentrarte en tu respiración.

Guión de meditación de atención plena

Los meditadores experimentados están de acuerdo: una práctica de meditación diaria puede tener importantes beneficios para la salud mental y física. ¿Pero hay algo en lo que probablemente no estén de acuerdo? Los tipos de meditación más eficaces. Eso es simplemente porque es diferente para cada persona. Después de todo, hay literalmente cientos de técnicas de meditación que abarcan prácticas de diferentes tradiciones, culturas, disciplinas espirituales y religiones. No existe un tipo de meditación “mejor” o “más eficaz” universalmente aceptado, sino que son nuestras preferencias individuales las que nos ayudan a elegir la (o las) que mejor nos funcionan. A continuación te presentamos un desglose de algunos de los tipos de meditación más populares para que puedas empezar.
En la meditación no guiada -también llamada meditación silenciosa- meditas solo, sin que nadie te explique el proceso. Para algunas personas, la meditación no guiada consiste simplemente en sentarse en silencio y prestar atención al cuerpo y a los pensamientos durante un periodo de tiempo determinado. Para otros, supone utilizar algunas de las técnicas que han aprendido en prácticas guiadas anteriores (véase más adelante).

La mejor meditación de atención plena

Sentados en posición vertical, con los ojos cerrados, las palmas de las manos apoyadas en el regazo y los pies apoyados en el suelo, escucharon cómo la instructora del curso, Suzanne Westbrook, les guiaba para que se centraran en el presente prestando atención a sus sensaciones corporales, pensamientos, emociones y, sobre todo, a su respiración.
Los estudios afirman que ocho de cada diez estadounidenses sufren estrés en su vida diaria y les cuesta relajar su cuerpo y calmar su mente, lo que les expone a un alto riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y otras dolencias. De la miríada de ofertas destinadas a combatir el estrés, desde el ejercicio hasta el yoga y la meditación, la meditación de atención plena se ha convertido en el producto más caliente del universo del bienestar.
Siguiendo el modelo del programa de Reducción del Estrés Basado en la Atención Plena creado en 1979 por Jon Kabat-Zinn para ayudar a contrarrestar el estrés, el dolor crónico y otras dolencias, hoy en día se pueden encontrar cursos de atención plena en lugares que van desde las escuelas hasta las prisiones y los equipos deportivos. Incluso el Ejército de Estados Unidos lo adoptó recientemente para “mejorar la resiliencia militar”.
“Nos encargaron que encontráramos formas de que la comunidad pudiera hacer frente al estrés. Y al mismo tiempo, salían a la luz muchas investigaciones sobre los beneficios de la atención plena y la meditación”, explica Jeanne Mahon, directora del centro de bienestar. “Seguimos ofreciendo mindfulness y meditación por la respuesta que recibimos. La gente aprecia tener la oportunidad de reflexionar sobre sí misma y aprender nuevas formas de relacionarse consigo misma”.