Iniciación a la meditación, Yoga India

Iniciación a la meditación

Maitrī

Así que has decidido empezar a cuidar la salud de tu mente meditando. ¿Pero por dónde empezar? ¿Cómo empezar? ¿Cuáles son los fundamentos? ¿Qué se siente? ¿Qué se puede esperar? Todas son preguntas perfectamente normales y, por suerte para ti, estamos aquí con las respuestas que necesitas para empezar.
Empieza tu prueba gratuitaAsí que quieres empezar a meditarA la mayoría de los que meditan por primera vez les resulta extraño sentarse en silencio, sentarse con sus pensamientos y sentimientos más íntimos, sentarse y no hacer nada – las mismas cosas a las que, curiosamente, la mente tiende a resistirse. Para un principiante, la meditación puede resultar inicialmente un poco extraña, incluso desalentadora, pero no pasa nada. La gente lleva meditando desde hace unos 3.000 años, y sin duda muchos han experimentado las mismas reticencias, inquietudes o asombro que suelen sentir los que meditan por primera vez.
Quizá quieras empezar a meditar porque quieres ser menos reactivo, sentirte menos estresado o estar más concentrado. Tal vez meditar forme parte de un plan de desarrollo personal más amplio. O tal vez quieras mejorar tus relaciones con los que te rodean. Sea cual sea la razón, entrenar la mente mediante la meditación es entrenar la conciencia, y entrenar la conciencia ofrece el potencial de transformar fundamentalmente tu perspectiva de la vida.

Meditación budista

Una iniciación es un paso evolutivo cuántico en el progreso espiritual de uno. Es un punto de inflexión significativo en el que la dirección de la propia vida se alinea con su naturaleza espiritual innata de amor, paz y armonía. La conexión con el universo se expande y el potencial del iniciado se amplía. En el proceso de iniciación, un gurú, a través de su poder espiritual, despierta la energía espiritual de la persona y la sintoniza con un plano espiritual superior. Cuando un gurú inicia a un discípulo, una semilla de sabiduría condensada se planta en el iniciado. Esta semilla contiene miles de años de conocimiento que ha sido transmitido por el gurú, el gurú del gurú, y así sucesivamente. Una persona normal puede meditar durante décadas sin iniciación y alcanzar una meseta. Sin la iniciación, la conciencia limitada de un ser humano puede no alcanzar nunca la autorrealización en esta vida, a pesar de muchos esfuerzos fortuitos. Con la iniciación, la persona tiene miles de años de sabiduría potencial esperando a revelarse en un corto periodo de tiempo con una meditación dedicada. Esto acelera el progreso del individuo hacia la autorrealización.

Síntomas de iniciación espiritual

“En la tradición budista, la palabra ‘meditación’ equivale a una palabra como ‘deporte’ en EE.UU. Es una familia de actividades, no una sola cosa”, dijo el director del laboratorio de neurociencia de la Universidad de Wisconsin, el doctor Richard J. Davidson, a The New York Times. Y las diferentes prácticas de meditación requieren diferentes habilidades mentales.
Es extremadamente difícil para un principiante sentarse durante horas y no pensar en nada o tener una “mente vacía”. Tenemos algunas herramientas, como un DVD de meditación para principiantes o una diadema que detecta el cerebro, para ayudarte en este proceso cuando estás empezando a aprender a meditar de la mejor manera. En general, la forma más fácil de empezar a meditar es concentrarse en la respiración. Un ejemplo de uno de los enfoques más comunes de la meditación es la concentración.
La meditación de concentración implica centrarse en un solo punto. Puede consistir en seguir la respiración, repetir una sola palabra o mantra, mirar fijamente la llama de una vela, escuchar un gong repetitivo o contar las cuentas de un mala. Dado que centrar la mente es un reto, un principiante puede meditar sólo unos minutos y luego ir aumentando la duración.

Meditación a pie

“En la tradición budista, la palabra ‘meditación’ equivale a una palabra como ‘deporte’ en EE.UU. Es una familia de actividades, no una sola cosa”, dijo el director del laboratorio de neurociencia de la Universidad de Wisconsin, el doctor Richard J. Davidson, a The New York Times. Y las diferentes prácticas de meditación requieren diferentes habilidades mentales.
Es extremadamente difícil para un principiante sentarse durante horas y no pensar en nada o tener una “mente vacía”. Tenemos algunas herramientas, como un DVD de meditación para principiantes o una diadema que detecta el cerebro, para ayudarte en este proceso cuando estás empezando a aprender a meditar de la mejor manera. En general, la forma más fácil de empezar a meditar es concentrarse en la respiración. Un ejemplo de uno de los enfoques más comunes de la meditación es la concentración.
La meditación de concentración implica centrarse en un solo punto. Puede consistir en seguir la respiración, repetir una sola palabra o mantra, mirar fijamente la llama de una vela, escuchar un gong repetitivo o contar las cuentas de un mala. Dado que centrar la mente es un reto, un principiante puede meditar sólo unos minutos y luego ir aumentando la duración.