Como aguantar el dolor, Yoga India

Como aguantar el dolor

Qué es el dolor

El dolor es, en su mayor parte, inevitable cuando te golpeas el dedo del pie, te rompes el brazo o te cortas el dedo. Es instantáneo y, en algunos casos, duradero, pero sólo se siente tan mal como uno quiere. Ahora bien, no estoy diciendo que el dolor sea un síntoma imaginario de una lesión; el dolor es definitivamente real. Es fisiología básica. Pero el dolor es producido por el cerebro, y hay algunas maneras de engañar a su cerebro para que esas sensaciones físicas desagradables desaparezcan, sin usar medicamentos para el dolor.
Practicar la meditación conscienteLa meditación es el arte de sentarse sin moverse y dejar que la mente se desborde. Con solo unos minutos de silencio inmóvil, puedes hacer algo más que relajarte y desconectar; puedes reeducar a tu cerebro para que sienta menos dolor, según un estudio de 2011 sobre la meditación “consciente”.Los investigadores examinaron a los participantes que practicaban la mediación consciente, durante un periodo de meditación en el que realizaban un trabajo corporal y de respiración. Cuando los participantes se concentraron en sus pensamientos y en pequeñas e imperceptibles sensaciones durante la meditación, fueron capaces de controlar las respuestas de sus cuerpos a los estímulos externos. Así, cuando eran golpeados por un dolor repentino, los individuos eran capaces de mantener sus cerebros calmados y sin respuesta. Imagen vía Shutterstock Aliviar el dolor puede no ser un acto instantáneo, pero con tiempo y práctica puedes adaptar tu cerebro para manejar cada golpe, corte y lesión con facilidad. Enfócate en tu cuerpo y éste podrá adormecerse en las situaciones más necesarias.

Cómo aumentar la tolerancia al dolor

Tus cuádriceps gritan cuando subes una cuesta durante un Tough Mudder. Tus trapecios tiemblan en el último minuto del AMRAP de hoy. Levantas peso muerto hasta el punto de desmayarte. Y, seamos sinceros: Si no estás al menos ligeramente incómodo durante tu entrenamiento, ¿por qué te has molestado en venir?
El dolor es imposible de ignorar: tan pronto como sentimos que algo nos duele, estamos programados para empezar a pensar en ello con el fin de prevenir futuras lesiones, explica el doctor Jonathan Fader, psicólogo del rendimiento y director de acondicionamiento mental de los New York Giants. Y, a veces, las molestias son efectivamente una señal de que hay que retroceder. Pero la mayoría de las veces, con la forma adecuada y el esfuerzo apropiado, el dolor inducido por el ejercicio es realmente una señal de acondicionamiento cardiovascular o de que el músculo se está rompiendo y volviendo a fortalecerse, añade.
“En cualquier tipo de rendimiento deportivo, es inevitable enfrentarse a molestias, físicas o emocionales. Pero es tu percepción y tu reacción ante él lo que determinará el poder que tiene sobre tu rendimiento”, dice Greg Chertok, psicólogo deportivo de Telos Sport Psychology Coaching en Nueva York.

Técnicas de control del dolor

Un nuevo estudio sugiere que, con la práctica, las personas pueden utilizar su mente para cambiar el modo en que su cerebro afecta a su cuerpo. En concreto, observando la actividad de un escáner cerebral, las personas pueden entrenar sus cerebros para procesar el dolor de forma diferente y reducir la cantidad de dolor que sienten.
Observando la actividad de un escáner cerebral, las personas pueden entrenar sus cerebros para procesar el dolor de forma diferente y reducir la cantidad de dolor que sienten. La imagen de una llama a la izquierda representa un bajo nivel de actividad en una determinada región del cerebro, y la de la derecha muestra un alto nivel de actividad cerebral en la misma región.
Los investigadores trabajaron con 32 voluntarios sanos, de entre 18 y 37 años. Para empezar, los voluntarios recibieron un pulso de calor en las piernas. Los pulsos de calor podían variar en intensidad. En una escala del 1 al 10 (siendo el 10 “el peor dolor imaginable”), debían informar cuando la intensidad del dolor que sentían era superior al 7.
Utilizando una máquina de exploración cerebral llamada escáner fMRI, los científicos pudieron ver que este nivel de dolor provocaba una gran actividad en una parte del cerebro llamada corteza cingulada anterior rostral.

Cómo no sentir dolor al recibir un golpe

Los fármacos son muy buenos para eliminar el dolor, pero suelen tener efectos secundarios desagradables, e incluso graves, cuando se utilizan durante mucho tiempo. Si tienes dolor de espalda, fibromialgia, artritis u otro dolor crónico que interfiere en tu vida diaria, puede que estés buscando una forma de aliviar las molestias que no implique medicamentos. Algunas técnicas ancestrales -como la meditación y el yoga-, así como las variaciones más recientes, pueden ayudar a reducir la necesidad de medicación para el dolor.
Las investigaciones sugieren que, dado que el dolor implica tanto a la mente como al cuerpo, las terapias mente-cuerpo pueden tener la capacidad de aliviar el dolor al cambiar la forma en que lo percibes. La forma de sentir el dolor está influida por la composición genética, las emociones, la personalidad y el estilo de vida. También influye la experiencia pasada. Si has sufrido dolor durante un tiempo, es posible que tu cerebro se haya reconfigurado para percibir las señales de dolor incluso cuando éstas ya no se envían.
1. La respiración profunda. Es la base de todas las técnicas, así que la respiración profunda es la primera que debes aprender. Inhala profundamente, aguanta unos segundos y exhala. Para ayudarte a concentrarte, puedes utilizar una palabra o frase que te guíe. Por ejemplo, puedes inspirar “paz” y espirar “tensión”. También hay varias aplicaciones para teléfonos inteligentes y tabletas que utilizan sonidos e imágenes para ayudarte a mantener el ritmo de la respiración.